¿Es el capital riesgo una fuente de financiación alternativa?